A esta madre se le hizo el coño agua cuando sonó el timbre y vio aparecer tras la puerta a uno de los mejores amigos de su hijo. El chico no se encontraba en casa en ese momento y había aprovechado para llamar a uno de sus mejores amigos al que deseaba follarse desde hacía mucho tiempo. El joven, que estaba más salido que un mono, no tardó en coger el coche y plantarse allí dispuesto a todo con tal de echar un polvo. La muy zorra no tardó ni un segundo en amorrarse al pilón y enseñarle al joven toda la experiencia que había ido adquiriendo con los años.

Categoria: corridas